Porno en Clarín

Una noticia curiosa: "Investigadores alemanes dicen que mirar porno reduce el tamaño del cerebro". Por eso, el Diario Clarín me pidió que escriba una columna de opinión sobre los beneficios de ver porno. Acá, la versión online. Lo loco: a Alejandra Maglietti le gustó mi texto.

Porno para todos

Elige tu propia aventura. Dime qué porno miras y te diré quién eres. Lo dice el novelista Robert L. Stevenson: “Sexo: lo que sucede en diez minutos es algo que excede a todo el vocabulario de William Shakespeare”. ¿Cuántas investigaciones hacen falta llevar a cabo para entender lo inmenso y, a la vez, irracional del porno? Las categorías de “bueno” y “malo” vuelven el planeta un lugar gris. Y el porno –siempre- sobresale entre la bruma del pacaterismo: no hace distinción de sexo y raza, es de todos y todas. Ya sea en un cinco contra uno, en un juego de parejas o en el uso que quiera dársele, la pornografía estimula el deseo y crea mundos que se comen a otros mundos. La conformación del tabú avanza en forma paulatina y cada vez son más quienes admiten “mirar porno”. Así, enmohecidos los VHS, cerrados los videoclubs, el porno digital permite dar y recibir. Una verdad: Internet permitió democratizar el placer. Nada enriquece más que el conocimiento y, por cierto, en el infinito universo del XXX viven todas las alternativas –ahora, a un solo clic- para elegir tu propia aventura y ser quien quieras ser.

Hernán Panessi

Autor del libro Historia del cine porno y erótico en Argentina (Editorial Cuarto Menguante) que saldrá en octubre de 2014.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada